Nombre de Dios: Jehová Shalom

¿Qué significa?

Jehová significa Dios, Señor; Shalom en hebreo significa paz, seguridad, integridad, bienestar, salud, compañerismo. Según la Real Academia Española, una de las definiciones es: En el cristianismo, sentimiento de armonía interior que reciben de Dios los fieles. Jehová Shalom significa entonces, “El Señor es paz”.

¿Dónde se menciona?

1. Dios es reconocido como Jehová Shalom (Jue. 6:24)

2. Dios se revela como el dador de paz (Sal. 29:11; Is. 26:3; 57:20- 21).

3. Cristo es el Príncipe de paz (Is. 9:6; Jn. 14:27; 16:33).

¿Cómo experimentamos su paz?

Podríamos decir que hay dos “tipos” de paz:

Paz con Dios: la da mediante la justificación (Ro. 5:1). Sin Cristo éramos enemigos de Dios, estábamos en guerra con él por causa de nuestro pecado, la ira de Dios era contra nosotros (Rm. 1:18; Rm. 5:10). Pero por medio de la sangre de nuestro Señor Jesucristo, fuimos justificadas. Tenemos paz con Dios (Rm. 8:1; Ef. 2:14-16; Col. 1:20-21). Fuimos reconciliadas con Dios.

Paz de Dios: la da mediante la comunión. (Gal. 5:22) La paz es fruto del Espíritu Santo, viene de Dios, no la puedo obtener por mis propias fuerzas. Sal.119:165 dice: “Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo” La “mucha paz” es el resultado de amar y vivir la Palabra. Necesitamos creer y meditar en la Palabra de Dios para gozar de la paz de Dios (Is. 26:3). Aceptar la voluntad de Dios trae paz al corazón (Jer. 29:11). Cuando llevamos nuestras preocupaciones al Señor en oración, la paz de Dios gobierna nuestros sentimientos y pensamientos (Fil. 4:7-8).

¿Cuánta paz tengo?

Si existiera un medidor de paz, ¿Cuánta paz pensás que tendrías? Puede que estés pasando por alguna prueba, que tengas miedo, que estés preocupada, frustrada o quizás necesites tomar una decisión importante y aún no tengas paz. La paz no viene por la ausencia de problemas sino por la presencia de Dios. Jehová Shalom promete darnos mucha y completa paz cuando amamos y permanecemos en su Palabra. Es nuestra oración que puedas disfrutar de la paz con Dios y la paz de Dios sin importar las circunstancias.

Síguenos o comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *